Un saludo de Ecuador

Alicia (10e) nos manda un saludo de Ecuador.

Mi hermana de intercambio, mi ñaña, es Luciana Troncoso y tiene dieciséis años como yo.

Después de doce horas en el avión llegamos a Guayaquil, estabamos muy cansados pero no podríamos esperar a ver a nuestros hermanos de intercambio. Mi hermana vive con su madre, su hermana pequeña de un  año y su hermano mayor que tiene veintitrés años en una casa en Cuenca. Su familia es muy amable y me recibieron muy bien. Ya había estado en muchos países en Europa pero nunca en Ecuador (en el sur de America) o en otro continente. Aquí estoy por dos meses. Los alemanes del intercambio anterior ya me habían comentado que iba a ser muy chévere pero no había pensado que iba a ser la mejor experiencia de mi vida! Conocí a mucha gente en el colegio pero también en la familia de mi ñaña. La mañana siguiente después de mi llegada me levanté a las seis para prepararme para el primer día en la escuela en Challuabamba. Después de comer nos fuimos con su madre en el coche porque perdimos la buseta que siempre viene a las siete menos cinoc. Cuando llegamos al colegio la señora Peña ya nos estaba esperando para hablar con nosotros y explicarnos las reglas. Ese día celebraron carnaval. Aquí es un poco diferente que en Alemania, todos se ensucian con barro y se mojan con agua. Especialmente a los alemanes porque fuimos "los nuevos". Fue muy divertido. Después también  tuvimos vacaciones de carnaval y nos fuimos a Ambato con algunos compañeros a la casa de la abuela de una chica ecuatoriana. Lo disfrutamos mucho.
Más o menos una semana después regresamos a Cuenca porque empezaron las clases en el colegio. De ahí en adelante todos los días me levante a las seis para coger la buseta. Todos los días las clases duraron hasta las cuatro excepto el miércoles. Para algunos de los alemanes incluido yo mismo, las clases ya terminaron a la una porque teníamos que ir a un curso de español en el centro. Entonces nos íbamos a comer a la una, a las dos ya llegó la buseta para recoger y traernos al centro alemán donde el curso siempre empezaba a las tres y media. Duraba una hora y media. A las cinco o algunos veces más tarde tomé un taxi para regresar a la casa. Aquí los taxis son mucho mas barratos que en Alemania, pero también tienes que tener cuidado, es mejor si no te vas sola sobre todo si eres una chica. Hay muchas diferencias entre Alemania y Ecuador, por ejemplo la gente de aquí es más abierta y habla mucho, pero también la diferencia entre riqueza y pobreza es más grande que en Alemania. Si quieres ir a algún lugar tienes que tomar un taxi o ir en coche porque no es tan seguro ir a pie solo. Tienes que tener mucho cuidado en las calles sobre todo por la noche. Cuenca es una de las ciudades más seguras de Ecuador pero no obstante es un poco peligroso.

Ecuador me gusta mucho pero no creo que podría vivir aquí. Este tiempo nunca lo voy a olvidar y quizás algún día voy a regresar. Fue la mejor decision participar en el intercambio. Lo haría otra vez si tuviera una posibilidad. He
aprendido mucho y creo que fue una de mi más grande experiencia en mi vida. Faltan algunos dias para que tengamos que regresar a alemania, voy a extrañar este tiempo y la gente de aqui muchisimo. Si pudiera me quedaría un poco más!